Continúa el trabajo del nuevo Protocolo de Acoso Sexual y Violencia de Género en la UTEM

Autor: UTEM|
La Mesa Triestamental y la Secretaría de Sexualidades y Género, junto al Programa de Género y Equidad, han seguido trabajando en la creación de este protocolo a pesar de la pandemia.

El trabajo de la Mesa Triestamental para la construcción de un nuevo Protocolo de Denuncia Contra el Acoso y la Violencia de Género en la UTEM, ha tenido significativos avances desde que retomó su actividad, el 18 de junio del presente año, encontrándose muy cerca de su fase final.

La importancia de este trabajo radica en que, a nivel de instituciones de educación superior en Chile, la temática ha sido visibilizada de forma reciente, contando con muy pocas herramientas sobre la protección contra el acoso debido al carácter público, la falta de herramientas para abordarla y las condiciones de desigualdad, principalmente de académicas, funcionarias y estudiantes en las distintas universidades.

Por lo anterior, es que se vuelve de vital importancia el trabajo que se está realizando a nivel triestamental, con el fin de crear espacios libres de todo tipo de violencia y tener un instrumento consistente, que asegure mecanismos de acción que permitan erradicar, de la vida universitaria y su comunidad, la violencia de género y el acoso sexual.

Cabe destacar que sólo siete de 60 universidades habían diseñado y publicado sus protocolos en noviembre del 2017. A partir de enero de 2018, se sumaron cuatro a este proceso, mientras que las 48 restantes no habían diseñado protocolos, pues algunas instituciones sostenían que los problemas de acoso y abuso sexual están implicados en los protocolos laborales relacionados con el orden, la higiene y la seguridad en el contexto jurídico del código del trabajo.(1)

A nivel UTEM, la resolución Nº03173 del 28 de septiembre de 2015, que actualmente regula el procedimiento de Denuncia de Acoso Laboral y Sexual, no da cuenta de los diversos cambios culturales producidos con posterioridad, tanto a nivel nacional como dentro de la Universidad. Todos ellos derivados de las movilizaciones feministas de las estudiantes en el año 2018, motivadas por la reivindicación de los roles de la mujer, el feminismo, aspectos relativos a la violencia de género y la discriminación arbitraria, lo que le ha dado urgencia a la adecuación de este instrumento, haciendo partícipes a toda la comunidad universitaria, y dándole una perspectiva de género a todo el proceso, sobre todo a las situaciones de violencia sexual en contextos laborales, para su correcto tratamiento.

La creación de este nuevo Protocolo traerá cambios sustanciales al instrumento actual, sobre todo en cuanto a sus principios, pues se incluye la observancia, respeto, protección y promoción de los derechos humanos, protección a la víctimas y derecho a la información.

Algunos aspectos a destacar:

  • En cuanto a las definiciones de las distintas formas de violencia de género y acoso sexual, el nuevo protocolo incluye acoso sexual jerárquico, horizontal, comportamiento físico, verbal y no verbal de naturaleza sexual, además de la discriminación arbitraria.
  • Se integra la expresión “Comunidad UTEM”, ampliando el ámbito de cobertura y aplicación a todas aquellas personas que conviven día a día en el interior de la institución y que tienen una relación contractual con ella.
  • Aseguramiento del acompañamiento en el proceso de denuncia, orientando y/o derivando a quien corresponda y que contempla “una dupla psicosocial perteneciente a la Oficina de Acompañamiento y Denuncias, que poseerán las competencias para acoger, orientar, derivar e intervenir en procesos constitutivos de Violencia de Género, Acoso Sexual y/o Discriminación Arbitraria”.
  • Provisión de un o una fiscal, quien será “un/a abogado/a con competencias para llevar a cabo la investigación de los procedimientos sumarios sobre hechos que puedan constituir violencia de género, acoso sexual y/o discriminación arbitraria, con perspectiva de género”.
  • Con respecto a la denuncia, ésta podrá ser realizada por cualquier persona, independiente de su calidad contractual con la UTEM.
  • Se podrá denunciar de forma no presencial y también serán admitidas denuncias anónimas o denuncias colectivas, concurriendo la debida ratificación de la víctima.

En la última sesión realizada el 24 de septiembre 2020, se contemplaron medidas provisionales en caso de ser requeridas y se cerró la revisión del articulado señalado, con el objeto de realizar los últimos ajustes, concentrando las reformas y nuevos aportes en un documento consolidado que la Mesa Triestamental revisará a mediados de octubre, con la finalidad de ser posteriormente puesto a disposición del gobierno universitario para su aprobación.

Para concluir, se destaca el espíritu propositivo, capacidad de acuerdos, consistencia argumentativa de las ideas propuestas por l@s actuales integrantes de la Mesa, quienes han velado por ser garantes en la co-construcción de un Protocolo de Denuncia, que proporcione la debida protección en materias de violencia de género y acoso sexual en la UTEM, lo que permite la satisfacción de tod@s sus integrantes por el resultado del trabajo colaborativo alcanzado.

_________________________________________________________________________

(1) UC, CENTRO DE ESTUDIOS DE POLITICAS Y PRACTICAS EN EDUCACIÓN-CEPPE. 2018. PROTOCOLOS DE ACOSO SEXUAL EN UNIVERSIDADES CHILENAS: UNA DEUDA PENDIENTE1. Serie de Policy Briefs, (20).

Deje un Comentario

WordPress Video Lightbox Plugin