Escuela de Cambio Climático UTEM proyecta su segunda versión para el verano de 2023

Autor: UTEM|
En su primera edición, la escuela de verano recibió 300 postulaciones desde más de 30 comunas de la Región Metropolitana.

Tras la exitosa primera versión de la Escuela de Cambio Climático UTEM, el equipo de Ingeniería 2030 de la Universidad Tecnológica Metropolitana comenzó a planificar la edición 2023 de esta escuela de verano, considerando los aspectos a mantener y mejorar respecto a las experiencias recopiladas y de autoevaluación obtenidas al finalizar los cursos en enero de 2022.

De acuerdo a lo mencionado por el equipo organizador, las y los 211 jóvenes trabajaron, en sus respectivos cursos, junto a las y los académicos de la Universidad en la búsqueda de soluciones tecnológicas para el cambio climático, de tal forma que aprendieron a programar un brazo robótico, a medir la energía que se consume en cada una de sus viviendas o conocer alternativas sustentables de construcción.

Nos sentimos orgullosos de que una universidad estatal esté impulsando transformaciones en la forma en que se relacionan los escolares con el mundo de la educación superior y, más todavía, en torno a un fenómeno tan importante para la sociedad como afrontar la crisis climática, lo que refuerza nuestro compromiso con la sustentabilidad”, expresó Mauricio Zanotti Torres, encargado del foco 3 del proyecto Ingeniería 2030 UTEM.

Entre los aspectos positivos, el coordinador de la Escuela de Verano, Nicolás Riquelme Castillo, comentó que se destaca el 87% de participación en cada uno de los cursos impartidos, de los cuales un 55% fueron mujeres de la Región Metropolitana, siendo una cifra positiva si se considera el objetivo de Ingeniería 2030 por la equidad de género en la Facultad de Ingeniería. Además, las y los estudiantes puntuaron en 4.7 – siendo 5 la puntuación máxima – el nuevo formato y enfoque contingente de la escuela de verano UTEM.

Por ello, en la segunda versión de la Escuela de Cambio Climático mantendrán la modalidad de participación, donde las y los jóvenes pueden escoger la temática que más les interesa con un aprendizaje basado en el desarrollo de un proyecto; así como también el compromiso de las y los académicos que participaron.

Por ello, Zanotti manifestó que “como equipo Ingeniería 2030 nos sentimos muy respaldados y contentos del empoderamiento que han desarrollado las y los académicos, no sólo en relación al cambio climático sino también en la relación que desarrolla la ECC con las comunidades escolares”.

De todas maneras, los organizadores aseguran que hay aspectos a mejorar respecto a lo ocurrido en el mes de enero, como la entrega de kit para el desarrollo de proyectos en comunas más alejadas de la región, afinar detalles para favorecer el progreso de los talleres y la necesidad de incorporar más docentes.

En esta segunda versión estamos contemplando algunas actividades que se ejecutarán previo al inicio de las clases, lo que nos dará una primera buena experiencia sobre este tema. Pero, por el momento, mantendremos el mismo formato de la versión anterior y hacer los cambios estructurales necesarios como incrementar los cursos, los días de clases o los cupos para estudiantes”, aseguró Nicolás Riquelme.

Por lo declarado desde la coordinación de la Escuela de Cambio Climático, para la versión 2023 se esperan nuevas actividades gracias al fondo ADAIN que se adjudicó la universidad y mejoras en la experiencia de las y los jóvenes dentro de los talleres y las visitas guiadas por el Campus Macul. Incluso, no descartan la posibilidad de que los cursos también se dicten en invierno.

Deje un Comentario

WordPress Video Lightbox Plugin