Egresadas de la Escuela de Arquitectura desarrollan módulo sensorial para estudiantes neurodivergentes

Autor: UTEM|
El proyecto tiene por objetivo entregar a la comunidad universitaria un espacio de autorregulación e integración sensorial para las y los estudiantes neurodivergentes, y así aportar a la inclusión en la Universidad.

Tres egresadas de la carrera de Arquitectura UTEM se encuentran construyendo un módulo sensorial, que se configura como un espacio inclusivo y accesible cognitivamente, acondicionado
para el estudiantado y que considera medidas de diseño (de acuerdo a diversidad funcional física, sensorial o mental) con parámetros espaciales como textura, sistema braille y pictogramas.

La idea es que las, les y los estudiantes neurodivergentes utilicen este espacio, que estará ubicado en el edificio de calle Dieciocho #136, para el control de sus emociones, acciones y pensamientos, a través de varios estímulos sensoriales, que les permitan recuperar la calma y comunicarse, afrontando de mejor manera los desafíos de la Educación Superior.

Este proyecto es liderado por la egresada de la carrera de Arquitectura Mitzi Riveros Pérez y su equipo de trabajo, conformado por las también egresadas Catalina Ayala Aguilar y Almendra Gómez Millar, y tiene por nombre “Espacio sensorial de autorregulación, con perspectiva de diseño universal, para el estudiantado beneficiario del componente de inclusión del Plan de Apoyo Estudiantil (PAE), de la Universidad Tecnológica Metropolitana”.

Cabe destacar que esta iniciativa fue financiada a través de los Fondos de Desarrollo Institucional, en su línea de Emprendimiento Estudiantil, entregados por la Subsecretaría de Educación Superior, siendo adjudicada cuando las arquitectas eran estudiantes regulares de la UTEM.

Donde la inclusión y la arquitectura se unen

Para poder entender la motivación que llevó a este grupo de estudiantes a trabajar en el módulo sensorial, debemos partir por Mitzi Riveros Pérez, quien levantó el proyecto luego de notar la falta de espacios inclusivos y diseñados para las, les y los jóvenes neurodivergentes de la Universidad.

Pero la idea no nace de la nada, pues Mitzi se desempeñó por más de tres años como tutora del componente inclusivo del Plan de Apoyo Estudiantil (PAE) de la UTEM, donde pudo ver las necesidades de accesibilidad, tanto física como cognitiva, que tenían diferentes miembros de la comunidad universitaria.

Por otro lado, se dio cuenta también, a través de encuentros y concursos de arquitectura, que “las personas neurodivergentes ni siquiera tenían una palabra que los representara, pero en lo poco que se hablaba del tema, tampoco se incluía una componente espacial, teniendo en cuenta que la neuroarquitectura existe”, explicó Riveros.

Teniendo este contexto, funcionarias del Plan de Apoyo Estudiantil motivaron a Mitzi a postular a los fondos que serían adjudicados en el año 2020.

Creando equipo y dejando huella en la UTEM

Para todas las jóvenes que componen el equipo de trabajo este proyecto ha sido importante, porque les ha permitido tomar conciencia, ampliando su conocimiento y perspectiva sobre la arquitectura y a su vez, generar lazos entre ellas, logrando alcanzar metas personales y profesionales juntas.

Catalina Ayala Aguilar, cuenta que su introducción al proyecto estuvo marcada por “el acompañamiento en el proceso de titulo”, donde “comenzamos a acercarnos como compañeras, porque estudiamos juntas, ayudándonos y motivándonos. Fue en este proceso donde Mitzi me habla del proyecto y a mi me gustó desde el principio, porque es autodidacta y representa una innovación importante”.

Asimismo, ambas concuerdan que la fuerza que las ha movido este tiempo es la oportunidad de generar un cambio y poder representar intereses estigmatizados durante mucho tiempo. Pero también se sienten esperanzadas y satisfechas por el hecho que dejarán una huella en la Universidad, impactando positivamente en las generaciones venideras que estudien en la UTEM.

Yo creo que este tipo de proyectos debiesen replicarse en todos los campus de la UTEM, porque es verdaderamente necesario…este módulo va a servir mucho para entregarle tranquilidad a las y los estudiantes, pero también les permitirá a los profesionales encargados de ayudar a estudiantes, a recopilar datos e información valiosa para incluir a las personas neurodivergentes” señaló Mitzi Riveros Pérez.

Por su parte, Catalina Ayala Aguilar hizo una invitación a las y los estudiantes UTEM, porque “tenemos que hacer universidad, somos una universidad pública, por lo que no podemos conformarnos … tenemos que generar cambios a través de proyectos, de la participación, porque somos jóvenes y este es el tiempo para soñar”, finalizó.

COMENTARIOS:

Normas de uso:

  • No se publicarán comentarios anónimos, injuriosos o discriminatorios, que dañen la imagen institucional o que afecten el honor y la dignidad de las personas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos inapropiados o que no se ajusten al tenor universitario de la publicación.

Una Respuesta para “Egresadas de la Escuela de Arquitectura desarrollan módulo sensorial para estudiantes neurodivergentes”

  1. Leonardo Triviño Pereda dice:

    Felicitaciones por esta tremenda iniciativa de orden profesional y comunitaria!!.

    Generando un circulo virtuoso muy necesario en el ámbito de formación universitaria. Tanto en el hacer presente una realidad no visible aún , acoger y entender sus necesidades, generando un espacio real desde la arquitectura y la integración de todas y todos los estudiantes

Deje un Comentario

WordPress Video Lightbox Plugin