Agenda de Género: UTEM impulsa presencia femenina en carreras de ciencia y tecnología

Autor: web|
•Facultades de Ingeniería (FING) y de Ciencias de la Construcción y Ordenamiento Territorial (FCCOT) son las primeras en fomentar esta política.

Bajo el alero del proyecto Ingeniería 2030, el programa de Género y Equidad; y la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, la Agenda de Género tiene como objeto la transversalización de la perspectiva de género en todas las acciones del proyecto.

Sus líneas de trabajo son la atracción de mujeres a las carreras de Ingeniería, el desarrollo de condiciones para la retención y el egreso de las alumnas, la transformación cultural de la Facultad de Ingeniería (FING) y la Facultad de Ciencias de la Construcción y Ordenamiento Territorial (FCCOT) para la promoción de una cultura diversa de género y la transformación de creencias, valores prácticos y de relacionamiento, conductas, entre otros aspectos.

El lanzamiento de esta estrategia, realizado este 7 de septiembre, fue encabezado por Marisol Durán Santis, rectora de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM). Además, contó con la participación de Virginia Palma Elper, concejala de la Ilustre Municipalidad de Santiago y presidenta de la Comisión de Género y Diversidades Sexuales; Marcela Letelier, jefa del proyecto Ingeniería 2030 (ING2030); Claudia Ormazábal Abusleme, directora Programa de Género y Equidad; Wendolin Suárez, coordinadora del proyecto InES Género en I+D+i+e; Marcela Lizana, gestora de Agenda de Género en la FING y FCCOT; y Ángela Da Vía Bravo, secretaria de la FCCOT, entre otras autoridades.

En materia de género, en julio de este año se entregó el informe del Foro Económico Mundial, donde se estableció que en el mundo se necesitaban 132 años para cerrar la brecha de paridad plena en esta materia. Chile está en el número 47 del ránking. En este sentido, el trabajo que realiza Ingeniería 2030 responde a una preocupación que hoy no sólo tienen las universidades estatales, sino que en particular la UTEM.

En la medida que tengamos más estudiantes en el campo de la ingeniería, tendremos mayores posibilidades de que ellas se puedan insertar en un campo profesional más masculino. Nosotros ya hemos identificado que cerca del 17% de nuestras estudiantes están matriculadas en carreras STEM y en ese sentido hemos establecido sistemas de acceso especial que permiten su incorporación a las carreras del área de la ingeniería”, indicó Marisol Durán Santis, rectora de la Universidad Tecnológica Metropolitana.

El desafío para acortar brechas en carreras STEM

La situación de desigualdad y disparidad de oportunidades educativas para las mujeres y las niñas, así como de acceso de las mujeres a capacitación y al mercado de trabajo ha sido enfatizado desde hace más de cuarenta años por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Comisión Económica y Social.

En las carreras STEM se ha identificado y reconocido la existencia de una brecha aún más amplia, que persiste a través de los años en todos los niveles de las disciplinas que la conforman, y -a pesar de importantes avances en la participación femenina en estos campos- aún se mantienen subrepresentadas, problema que se mantiene conforme avanzan los niveles de formación e investigación.

La expectativa de seguir una carrera STEM en Chile presenta un 4,8%. Al desagregar por sexo, 5,7% de los niños señala dicha disposición a cursar estudios superiores en algún ámbito STEM, mientras que 3,9% de las niñas señala alguna intención de estudiar en el futuro alguna disciplina ligada al ámbito de las ciencias y las matemáticas.

En la Facultad de Ingeniería, para entender el panorama general, Ingeniería 2030 -en colaboración con el Programa de Género y Equidad, InES Género en I+D+i+e y la Comisión de Género FING –FCCOT- desarrolló un trabajo acucioso desde el año pasado con focus groups enfocados en su cuerpo académico y sus estudiantes. “Toda la información que recopilamos nos indicó que era importante generar una agenda de género que incluyera a toda la comunidad educativa, tanto a las alumnas como los/las profesores/profesoras”, explicó Marcela Letelier, jefa de ING2030.

Entre los datos que se obtuvieron de este trabajo, destacó que la FING es la que tuvo el mayor número de programas y de estudiantes en 2021, la matrícula femenina en pregrado no alcanza el 20% y hay 4,2 hombres por cada mujer estudiante, es decir con un índice de femineidad de 0,2 mujeres por cada hombre.

Además, las mayores brechas favorables a los hombres están en Ingeniería en Mecánica, Ingeniería en Informática, Ingeniería Civil en Computación Mención Informática, Ingeniería Civil en Mecánica e Ingeniería Civil en Electrónica./p>

Por otro lado, la planta académica de la FING está conformada por 165 personas, la presencia de mujeres en esta área representa sólo 15,8% y la de hombres un 84,2% con un índice de feminidad de 0,2 mujeres por cada hombre.

Marcela Letelier, de Ingeniería 2030 plantea que “la agenda de género significa un desafío porque se busca transformar la Facultad de Ingeniería, donde hay una mayor masculinización en términos de su matrícula y los académicos/as, pero también apunta a generar servicios de calidad para buscar profesionales que participen íntegramente en el entorno innovador, aumentando la transferencia del conocimiento, creando valor y mejorando la productividad”.

Siendo la primera estrategia con estas características que se desarrolla en la UTEM al alero del proyecto ING2030, la agenda de género se propone un alcance de tres años, entre 2022 y 2024. A la luz de los resultados que se obtengan, se podrá renovar esta política por un periodo similar o ampliar el plazo en caso de que se requieran transformaciones más profundas.

Conoce más sobre este proyecto aquí

Deje un Comentario

WordPress Video Lightbox Plugin