Griselda de La Jara Novoa, jefa Biblioteca Ximena Sánchez Staforelli: “Nuestros sellos son inclusión, tecnología y sustentabilidad”

Autor: Tamara Muñoz|
Casi 900 personas atendidas diariamente en promedio en la biblioteca de Macul dan cuenta que se trata de un claro polo de atracción para la comunidad universitaria. La encargada del espacio participó recientemente en un importante evento internacional, en el que destacó el proyecto de la universidad en este ámbito.

Con la charla “Mejoramiento y disminución de brechas en el sistema de Bibliotecas de la UTEM”, Griselda de La Jara Novoa, jefa de la Biblioteca Ximena Sánchez Staforelli (Campus Macul), participó en el panel “Las bibliotecas universitarias y su rol en la accesibilidad universal” en el marco del noveno Congreso de Bibliotecas Universitarias y Especializadas, efectuado en Santiago.

La actividad -concebida como un espacio de encuentro e intercambio de experiencias dirigido a profesionales de la información- se estructuró en torno a ocho ejes principales: edición y publicación académica, ciencia abierta, evaluación de la ciencia y métricas, implementación de servicios, inclusión y accesibilidad, metadatos e interoperabilidad, bibliotecas en la post pandemia y patrimonio.

Organizada por la Dirección de Servicios de Información y Bibliotecas de la Universidad de Chile (SISIB), la jornada reunió a expertas y expertos de todo Chile, Colombia, España y Estados Unidos durante los días miércoles 11 y jueves 12 de enero 2023.

Con casi 900 personas atendidas diariamente en promedio, la renovada biblioteca Biblioteca Ximena Sánchez Staforelli se ha convertido en un nuevo polo de atracción para toda la comunidad universitaria.

De La Jara Novoa complementa su participación en el congreso especializado, subrayando las características inclusivas, sustentables y tecnológicas de las bibliotecas en la UTEM. De La Jara comenta que asistió al congreso junto al bibliotecario referencista del Campus Macul, Germán San Martín.

El proyecto SIBUTEM UTM1657 es la clave de la actual cara de la Biblioteca Ximena Sánchez Staforelli, ¿cuáles son sus principales características?

Se trata de un proyecto que presentamos a la universidad. La UTEM y el ministerio de Educación financian la ampliación y renovación de esta biblioteca, no sólo en términos de espacio, sino que también en cuanto a sellos de inclusión y sustentabilidad. También, por ejemplo, en confort, ya que hoy contamos con espacios más amplios no sólo para estudiar, sino que también para generar instancias lúdicas. De hecho, próximamente vamos a desplegar un espacio en el que las y los estudiantes puedan usar juegos de mesa, de rol y consolas PlayStation.

Este es un Sistema de Bibliotecas, por lo que toda persona es bienvenida. Pronto también se va a inaugurar la Biblioteca del Campus Área Central, la que va a contar con los mismos servicios, es decir, salas de estudio con pizarras, salas de memoristas, salas de Búsqueda y Recuperación de Información (BRI), además de todos los servicios que ya brindamos.

En relación con el acceso universal de las personas, ¿cómo se plantearon este desafío?

De no tener este tipo de opciones hoy nuestra biblioteca cuenta dos rampas de acceso, tanto por José Pedro Alessandri como por el acceso interno. Además, tenemos señalética podotáctil, que es parte del sello de inclusividad. Contamos con ascensores para personas con movilidad reducida, nuestros mesones de atención tienen una altura de 75 centímetros, eso significa que una persona en silla de ruedas accede fácilmente a ellos. Asimismo, todas las mesas de la biblioteca tienen la altura necesaria para que una persona en silla de ruedas pueda utilizarlas con comodidad. La disposición de los espacios, los pasillos, la distribución entre una mesa y otra, la salida a la terraza también permite el paso de una silla de ruedas.

Asimismo, todas las mesas de la biblioteca tienen la altura necesaria para que una persona en silla de ruedas pueda utilizarlas con comodidad. La disposición de los espacios, los pasillos, la distribución entre una mesa y otra, la salida a la terraza también permite el paso de una silla de ruedas.

Lo mismo sucede con el computador inclusivo que está dentro de la sala BRI, tiene un teclado especial con letras en Sistema Braille amarillos; un mouse de bola “BIGtrack Trackball”, un emulador de ratón que cuenta con botones para realizar funciones del botón primario y secundario; también contamos con calculadora parlante con auricular, serie 1030; JWAS, un software lector de pantalla para ciegos o personas con visión reducida; y el software OpenBook, un convertidor de texto a voz, que convierte documentos impresos en textos o gráficos en un formato de texto electrónico.

Además, durante 2021 muchos de quienes trabajamos en la biblioteca realizamos el curso de lenguaje de señas. En Chile es difícil encontrar una biblioteca con todas estas características. Por eso, para nuestras alumnas y nuestros alumnos es sumamente importante contar con todas las características que tiene nuestra infraestructura.

La universidad potencia así su sello inclusivo con esta infraestructura…

La inclusividad es un derecho y todas las personas de la UTEM son bienvenidas y bienvenidos en este espacio. Al presentar este proyecto en el congreso, la asistencia quedó muy sorprendida por nuestro sello de inclusividad, pero también de sustentabilidad, porque eso también es importante. Esta biblioteca tiene 110 paneles solares, los que generan 4300 kilowatts. Además, toda nuestra iluminación es LED, todo es vidriado, por lo que usamos mucha iluminación natural. Así como tenemos dos jardines adelante y estamos generando lazos con el Programa de Sustentabilidad, ya hemos hecho hasta una huerta sustentable. Todo eso a nosotros nos ha servido, porque la biblioteca se ha convertido en un polo de atracción para las dos facultades del Campus Macul.

Y en relación al sello tecnológico de la universidad ¿con qué tipo de tecnologías cuenta?

La UTEM es una universidad tecnológica y en cuanto a ello, tenemos un contador de personas, lo que nos permite saber con exactitud cuántas ingresan durante el día. También existen antenas RFID, que permiten detectar si un libro salió del recinto sin ser prestado. En definitiva, esta biblioteca tiene los sellos de inclusión, tecnología y sustentabilidad.

Hoy nuestros mayores desafíos son potenciar el área lúdica de la biblioteca, además, queremos hacer una encuesta de satisfacción de usuarias y usuarios, para conocer qué es lo que piensan y cómo nos evalúan.

*** Es posible ver en este link la participación de Griselda de La Jara Novoa en el Noveno Congreso de Bibliotecas Universitarias y Especializadas 

Etiquetas:

Deje un Comentario

WordPress Video Lightbox Plugin