Estudiantes de biotecnología buscan acercar la ciencia a la ciudadanía con revista de divulgación gratuita

Autor: UTEM|
La revista de biotecnología Biogrowth pretende difundir y simplificar antecedentes científicos, dando a conocer los últimos acontecimientos e investigaciones en el área.

La Revista Biogrowth es el proyecto de los y las estudiantes de la carrera de biotecnología de la UTEM, la cual surgió de la necesidad de comunicar ciencia, pues vieron que existía una falta de canales en donde difundir esta disciplina de forma más clara y sencilla. Por ahora, la revista está dirigida a un público joven de entre 18 y 30 años, que tengan interés en conocer de biotecnología.

El grupo de trabajo de esta revista gratuita está conformado por Sebastián Bernal, Ricardo Corbinaud, Karin Jiménez, Francisca Oteiza, Daniel Rojas y Constanza Vílchez, estudiantes de la carrera de biotecnología que, en su mayoría, cursan el quinto año, quienes difunden el proyecto a través de redes sociales y medios digitales.

Sebastián Bernal cuenta que el objetivo principal de este proyecto, es informar y ser una fuente confiable para las personas que no necesariamente tienen el conocimiento técnico de biotecnología o de la ciencia en general, que se está llevando a cabo en Chile y el mundo. “En la revista intentamos entregar información lo más objetiva posible y que a partir de esto el lector pueda tomar una decisión”, explica el estudiante.

Según María Soledad Toledo, directora de la Escuela de Industria Alimentaria y Biotecnología, «el trasfondo que lleva este proyecto pone de manifiesto el sello institucional de Responsabilidad Social, al considerar que por medio de esta revista se puede acceder a herramientas que dan cuenta de lo que es esta disciplina, pero con palabras más sencillas».

“Es una revista que da a conocer lo que es la biotecnología y lo que ellos escogieron como carrera además para ejercer. Lo que hacen es una revisión de lo nuevo, las herramientas más importantes que se estén utilizando en el área y las temáticas, lo llevan a términos más sencillos y fáciles de entender”, señala la directora de la Escuela de Industria Alimentaria y Biotecnología.

Biotecnología en contingencia

La biotecnología se puede encontrar en diversos productos, como fármacos, vacunas y alimentos. Al respecto Sebastián explica que “está relacionada con productos lácteos, alcohol, levadura en la fermentación del pan, productos que se consumen día a día y es bueno saber cómo se producen y a partir de eso, decidir si quiero consumirlos o no”.

Pero su campo de acción es mucho mayor aún, pues tal como explica la directora María Soledad Toledo, «los ingenieros en biotecnología pueden apoyar, participar e integrar equipos que estén avocados al desarrollo de vacunas, a la detección, a la generación de kit que sean más rápidos que la técnica de PCR y tienen capacidades que están relacionadas con la detección del Covid-19”.

Según el estudiante de quinto año, la importancia de divulgar información científica radica en que ésta “empodera a la ciudadanía en distintos ámbitos, no sólo en la cotidianidad, también el cómo queremos ver a nuestro país, porque generalmente no se tocan estos temas si no vienen de la comunidad científica”. Y agrega que “la mayoría de las políticas gubernamentales de los últimos años no se han dirigido mucho a la ciencia, porque no es lo primordial. Por ejemplo, construir un laboratorio que sea pionero a nivel mundial en tal ciencia porque se considera importante, o tener opinión sobre diversos temas, sobre todo ahora con el Covid-19”.

En este sentido, Sebastián considera que es importante que la población tenga conocimiento de lo que está consumiendo o sepa lo que se está realizando en el país respecto a la materia, porque les permite tomar decisiones con respecto a lo que quieren consumir. “Por ejemplo, si acepta o no los alimentos transgénicos, o si quiere una política de país que sea más ligada al ámbito científico”, indica el estudiante.

Interdisciplina en desarrollo

El proyecto que han realizado los y las estudiantes de biotecnología de la UTEM, ha sido apoyado por una serie de académicos, entre ellos Francisco Pino, de la Escuela de Diseño, quien ha colaborado en la diagramación y perfeccionamiento visual de la Revista Biogrowth. «Estaban buscando una opción para darle un enfoque a la revista, entonces aproveché de darle todos los lineamientos en temas de imagen corporativa, con el posicionamiento que podía tener ésta en función de lo que era la teoría de una publicación”, cuenta el académico.

El académico afirma que “es importante que los estudiantes hayan tomado en consideración interdisciplinar su carrera en función de un producto que es una revista digital, ya que tiene que ver con la pertinencia de las temáticas que están trabajando en la Universidad”.

«Lo que hicimos fue sobre la forma en cómo esta publicación podía potenciar el entendimiento de las temáticas asociadas a la carrera, cómo los estudiantes podían recibirla como un documento de apoyo para su currículo», comenta el académico Francisco Pino y agrega que “estoy orgulloso de haber participado como coach y en el tema del diseño editorial, como por la tecnología de técnicas en computaciones».

“Sebastián vio un nicho potente, descubrió que es más entretenido entender a una publicación con un lenguaje coloquial, con terminologías justas y específicas de acuerdo con la teoría que están trabajando, enfocado a sus compañeros y cursos menores” comentó el docente de la Escuela de Diseño.

Pino recalca que es interesante que tengan esa capacidad de visión, esa prospectiva de poder asimilar que la tecnología, el diseño y la interdisciplina, se pueden aplicar para solucionar problemas de comprensibilidad en función de teorías dificultosas, entendiendo que la visual, un párrafo bien escrito y una buena diagramación, invitan al interés de leer algo.

Sebastián recalca que “venimos de estudiar en colegios, por lo que conocemos la información que se entrega, tenemos la capacidad suficiente para discriminar si la información es confiable o no. Además, conocemos los intereses de los estudiantes y jóvenes en general”, e indica también que la idea es que los y las estudiantes que vayan ingresando a la Universidad o que estén en los primeros años de carrera, puedan participar, continuar con el proyecto y hacer que un artículo científico tenga un lenguaje más amigable.

Finaliza contando que el siguiente objetivo es intentar llegar a los colegios, porque allí se concentra gran población juvenil que está ad portas de entrar a la universidad, además pretenden postular a algunos proyectos y organizar otro tipo de actividades. Por ahora, continúan actualizando la revista, agregando más secciones y columnas de opinión, pues “la idea es hacer la revista más dinámica y que vaya adaptándose a los nuevos tiempos, que sea contingente y la meta de este año es llegar a más lectores para que puedan conocer el material”, reflexiona Bernal.

Para conocer el trabajo de los y las estudiantes deben ingresar a revistabiogrowth.cl en Facebook @rbiog o Instagram como @revistabiogrowth.

Deje un Comentario

WordPress Video Lightbox Plugin